¿Qué hacer cuando una gallina se resfría?

Una de las enfermedades más habituales en las gallinas es la gripe, sobre todo en aquellas zonas geográficas con temperaturas bajas. ¿Quieres saber qué puedes hacer si una gallina se resfría? ¡Te lo contamos!

¿Qué hacer cuando una gallina se resfría?

Existe una gran cantidad de razas de gallinas, y algunas se adaptan mejor que otras a los climas fríos. Gracias a las plumas tienen un buen aislamiento; además, si es necesario pueden esponjar las plumas para crear un pelaje más cálido, o meter los pies o el pico entre plumas mullidas, lo que les facilitará tener esas partes calientes. En las noches más frías es frecuente que se agrupen para compartir su calor corporal. Asimismo, pueden reducir su metabolismo interno para resistir las olas más frías.

No obstante, los cuidados veterinarios para una gallina son desafiantes porque es muy complejo saber en qué momento están enfermas. Y, aunque no se enfrían con la misma facilidad que un ser humano, son muy susceptibles a los virus respiratorios. Estos pueden provocarles bronquitis infecciosa aviar o IBV y laringotraqueitis infecciosa o ILT.

¿Cuáles son los síntomas asociados a estas infecciones?

Aunque pueda parecer complicado identificar síntomas en las aves al principio, no debería ser difícil notar comportamientos extraños con el paso del tiempo. Hay que prestar atención a los siguientes.

  • Secreción en sus fosas nasales.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Sonido áspero o jadeante en su respiración.
  • Cuello estirado.
  • Menor puesta de huevos.
  • Huevos irregulares y pequeños, con cáscaras blandas.

¿Cómo actuar en estos casos?

Al menor síntoma de resfriado debes poner al ave en cuarentena. Seguidamente también deberías inspeccionar el resto del gallinero. Esta es una forma sencilla y eficaz de controlar las enfermedades de los pollos, puesto que la propagación más habitual se produce por el contacto entre ellas.

Tras poner al animal en cuarentena, deberías seguir estos pasos.

  1. Consultar con un veterinario aviar. Este diagnosticará la enfermedad que padece el ave con rapidez. Algunas padecen enfermedades respiratorias crónicas, pero hay otras que se tratan simplemente con antibióticos.
  2. Zona de cuarentena bien ventilada. El polvo presente en el aire puede ser el responsable de los estornudos si la zona no se ventila correctamente. Luego, tendrás que revisar si hay algún animal enfermo más, y comprobar si es o no algo grave. Recuerda que renovando el aire del gallinero y utilizando algunos remedios caseros se pueden tratar ciertas enfermedades respiratorias leves. Sin embargo, las enfermedades graves precisarán de intervención veterinaria.

Al poner en cuarentena a las aves recogerás información de valor. En primer lugar, podrás determinar si el animal es contagioso. En segundo, tendrás más posibilidades de encontrar un fármaco que funcione y, finalmente, sabrás si con una vacuna se puede controlar el problema.

Cuidado de las gallinas

La clave del bienestar y la salud de las gallinas pasa por adoptar prácticas de bioseguridad. De este modo evitarás que las aves se expongan a enfermedades como la de Newcastle o la influenza aviar. Estas enfermedades se pueden transmitir de forma intencional o accidental por vehículos, equipos, animales o personas.

¿Qué puedes hacer para tener buenas prácticas de bioseguridad y que las aves estén saludables?

  • Mantén las distancias. Para ello, aísla las aves enfermas de las otras y también de los visitantes.
  • Ten limpio el espacio. Evita la propagación de gérmenes en las herramientas, equipos o calzado. Haz lo propio con las jaulas y los vehículos.
  • No compartas con tus vecinos herramientas o equipos, así prevendrás la diseminación de las infecciones.
  • Presta atención a las señales de aviso de los animales.
  • Informa al veterinario de la zona de muertes inesperadas o signos inusuales de enfermedad.

Equipamiento para la cría de gallinas

Para que una adecuada cría de gallinas camperas, bien sean de corral o ecológicas, necesitas contar con el mejor equipamiento posible. En Copele puedes encontrar bebederos, comederos, jaulas y otros accesorios diseñados bajo rigurosos controles de calidad, con los que ofrecer a tus aves condiciones inmejorables de crianza y puesta de huevos.

Bebederos

El agua es un elemento vital para el desarrollo de las gallinas. Nunca puede faltar. Y, además, debe conservarse a temperatura ambiente y estar siempre limpia. Existen bebederos automáticos y eco para todo tipo de instalaciones, diferenciados según las etapas de crecimiento del animal y que suministran agua potable de forma constante.

Ponederos

Estos espacios deben ser cerrados, con tan solo una abertura para que el ave entre. No obstante, su interior debe ser amplio y estar cubierto con paja para crear una cómoda cama. Debes limpiarlo continuamente. Para acostumbrar a las gallinas a poner aquí los huevos, es recomendable que coloques un huevo falso para indicar que es el sitio donde estos deben estar.

Comederos

De la calidad de su alimentación dependerá la calidad de los huevos que pongan. Es importante que consuman pocas proteínas, dióxido de carbono y calcio. De este modo el huevo será perfecto para el consumo humano. En los comederos y las tolvas encontrarás la mejor solución para garantizar la correcta alimentación de tus aves, siempre en función de su etapa de crecimiento.

Jaulas

Existen diferentes tipos de jaulas para aves. Algunas están diseñadas para mejorar la producción y el rendimiento de pollos de engorde, y otras son de exposición. Sean cuales sean tus necesidades, es importante para tus gallinas que las jaulas que adquieras tengan una gran durabilidad. Todas ellas pueden desmontarse para limpiarse con facilidad, y les puedes incorporar bebederos y comederos. De ese modo tus gallinas estarán siempre en perfecto estado y no tendrán problemas de salud.

Accesorios

Además de los elementos mencionados, puedes necesitar otros accesorios como, por ejemplo, gafas antipicaje fabricadas en plástico, para que las gallinas solo vean de lado y no piquen los huevos. Otro elemento que puedes necesitar son anillas plásticas en diferentes colores; con ellas identificarás a tus gallinas con rapidez, y ellas no sufrirán daño alguno. Es una solución muy interesante para saber fácilmente cuál está enferma o a cuál debes vigilar. Por otro lado, disponemos del nido Avicope interior para el parque, que también puede resultar muy útil: cuenta con una bandeja recolectora extraíble, lo que sin duda facilitará su limpieza.

Instalación de huertos y granjas caseros

A la hora de diseñar tu granja casera, puedes escoger una gran cantidad de gallineros y casetas adecuadas para la cría de gallinas de manera no industrializada. Para ello necesitarás comprar casetas fabricadas con materiales de calidad, que protejan la seguridad de tus animales. Si optas por modelos con parque, en los que las gallinas tengan acceso y contacto con parte del terreno, podrán comer bichos, larvas y gusanos que no son deseables para tu huerto, pero sí para su alimentación.

Por otro lado, ¿cómo has pensado hacer la cama de las gallinas? Puedes utilizar restos de hierba seca o paja. Asimismo, con sus desperdicios o gallinazas conseguirás el abono perfecto para tu huerto. Como ves, la cría de gallinas y la tenencia de un huerto es totalmente compatible. Para tenerlas bien alimentadas recuerda colocar un bebedero y un comedero amplio y cómodo; es muy importante que nunca les falte agua.

Avicultura traspatio

La avicultura traspatio es una manera de aprovechar los patios grandes para la cría de animales. Esta actividad suele ser de apoyo para la economía familiar, y en algunas ocasiones se utiliza como modelo de desarrollo de nuevas técnicas de producción avícola orgánica.

Si deseas ubicar las aves en tu patio trasero, es recomendable que cuentes con un gallinero de calidad a prueba de escapes. Antes de nada, has de asegurarte de que no se irán al jardín de al lado; así no te saltarás la ley y las protegerás de depredadores como, por ejemplo, el perro o gato de cualquier vecino.

Tendrás que asegurarte de que hay entre 80 centímetros y 1,3 metros por gallina, que es lo que necesitan. De hecho, cuanto más espacio tengan más felices serán. Además, si una enferma será más difícil que contagie al resto de animales, porque no tendrán un contacto tan estrecho. En función del espacio de las cajas, podrás colocar 2, 3, 4, 5 o más gallinas. No obstante, debes saber que estas suelen escoger su zona favorita y pelearse con el resto por mantener su espacio. Por eso, cuando los gallineros están bien diseñados las aves tienen un fácil acceso a sus nidos.

Recuerda la importancia de que las gallinas estén bien hidratadas y alimentadas para que puedan poner huevos de calidad. Su mantenimiento suele ser bastante bajo, pero constante. Tendrás que proporcionar alimentos y agua limpia a diario.

Es muy importante que observes su comportamiento: si detectas algo raro, notas que no comen o tienen mucosidad en el pico, tendrás que aplicar cuidados veterinarios para gallinas. También debes prestar atención a los cambios de estación, y asegurarte de que las gallinas están secas, calientes y protegidas del agua y el viento. Si las dejas al aire libre, por la noche debes asegurarte de que están a salvo de los depredadores. Para ello puedes colocar un sistema de seguridad que un niño no pueda abrir con facilidad.

Como ves, si cuidas el entorno en el que viven tus animales y actúas con rapidez cuando una gallina se resfría, es relativamente sencillo mantener a salvo a estos animales. Para mejorar sus condiciones de habitabilidad, no olvides entrar en nuestra web. En ella encontrarás todos los accesorios que necesitas.

Comments ()

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos cookies para obtener datos estadísticos de la navegación y mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.